7 de diciembre de 2015

¡"El Jinete de Bronce" finalmente será una miniserie de TV!

El pasado 4 de diciembre, Paullina compartió en sus redes sociales un artículo que publicó la página web de San Francisco Book Review, donde Paullina hablo de sus esfuerzos como guionista novata, contándonos por todo lo que ha tenido que pasar para llegar hasta donde finalmente ha llegado. 
Para que por fin podamos ver la historia de Tatiana y Alexander en la pantalla. 

Aquí os dejo con el artículo:

Hace quince años, en el 2000, meses después de terminar El Jinete de Bronce, me senté y en una semana escribí  un guion basado en la historia de Tatiana y Alexander. La regla para los guiones es hacer una página de un minuto. Así que una película de dos horas es igual a 120 páginas. Mi guion llegó a las 285 páginas.

Pasaron diez años. Cuando llegó el momento de firmar una opción de película con un productor de cine, finalmente me abrí y leí mi guion. Me di cuenta que no podía ni mostrárselo a mi perro. No era ni un libro ni un guion, sino que era una mezcla de confusos párrafos de referencia rociados con perdigones ocasionales de diálogo.

Les dije que necesitaba un par de semanas para pulirlo. Dos semanas como máximo.
Después de 18 meses y con una posibilidad a cinco minutos de acabarse, los productores habían contratado a otro guionista (real) para intentar hacer otra perspectiva de la adaptación mientras yo todavía estaba murmurando  por lo bajo "casi está terminado, casi está terminado".

Revisé y reescribí y edite y adapte y recorte mi desarrollada prosa hasta obtener unas 208 páginas de aspecto hambriento. Los productores dijeron que era demasiado largo. Más allá de eso, ellos pensaron que tenía demasiada muerte y guerra en el mismo. Les pregunté si habían  leído siquiera mi libro.

Después de que la opción expirará, seguí tallando el guion por un año más, de modo que cuando el próximo productor tocara el timbre, yo tuviera algo sólido y conciso que ofrecer. El guion se mantuvo en 192 páginas. El productor lo leyó y dijo que le encantó. Pero tenía que ser más corto. Tenía que durar tres horas. Yo le pase una docena de ejemplos, desde el Doctor Zhivago hasta Titanic, películas que eran aún más largas que la mía. No le convencí. Volví a  recortar el guion. 

Puedo escribir 12 páginas entre el desayuno y el almuerzo, pero me llevo seis meses y cientos de horas para podar las últimas 12 páginas.

Después de que lo hiciera, había ganado seis kilos. Porque las palabras son como energía. Nunca se destruyen, solo se trasladan a los donuts.

El productor y director lo leyeron, charlaron y me escribieron excelentes correos electrónicos sobre el milagro que era y lo impresionados y emocionados que estaban.
Entonces pidieron una conferencia telefónica. 

Sí, era bueno. Sí, era la longitud que habían pedido, y sí, todavía había tiempo para financiarlo, para buscar inversores y para convertirlo en la gran película que ellos sabían que podía ser y seria…  excepto por una cosa.

Era demasiado larga.

Nadie estaba dispuesto a respaldar una película independiente de tres horas. Nadie lo consideraría siquiera. Antes de que el productor pudiera conseguir el dinero, todavía tenía mucho trabajo que hacer. Tuve que recortar otras 30 páginas.
"¡Eso es imposible!", grité.
El productor dijo que, o lo hacía o la película nunca se llevaría a cabo.

Durante una semana estuve desesperada. ¡Ya no me entraba la ropa! ¡Y no podía ganar otros 15 kilos! ¡Mi marido me dejaría! ¡Mis hijos no me reconocerían!
Un mes más tarde―mis dedos molidos por el estrés y la entrega local de articulaciones declarando un récord de ganancias―entregué la versión final del guion en 157 páginas. Todos lo alabaron con aprobación.

Y entonces la opción se agotó.

Casualmente, alguien llamó a mi puerta. A mis nuevos productores les encantó el libro y les gustó el guion. Fue inevitable una llamada telefónica.

"Es demasiado corto", dijeron. "Todos los detalles se pierden. La emoción, la relevancia, el alma, el corazón de lo que nos encantó del libro no está. ¿Qué piensas? ¿Hay alguna manera de que lo puedas hacer más largo?". 

Lo que nos lleva al día de hoy. Ahora estoy escribiendo una miniserie. Todo es glorioso. Doce episodios de una hora equivalen a 600 páginas de Tatiana y Alexander. Es 1941 y es verano en Leningrado, y la guerra acaba de comenzar, el oficial del Ejército Rojo con los secretos que amenazan  su vida se enamora perdidamente de la chica de la fábrica con un precioso vestido. Hay tiempo para la batalla y la traición, para los paseos bajo las noches blancas en el Jardín de Verano, para el amor en los frentes de Luga y en los ondulantes ríos cerca de los Urales. Hay tiempo para todo.


Y estoy más delgada.

_______________________________________________


¿Que os parece? ¿Estáis entusiasmados? por fin el proyecto parece que ha visto la luz, el camino y, todo marcha bien, que todo esta en el cauce correcto. Al parecer, a la tercera si que va la vencida. 

Personalmente estoy muy contenta con la noticia. Anteriormente la cosa solo estaba entre película o serie, pero la opción de una minierie creo que es lo mejor para la historia de Tatia y Shura. Una miniserie no es ni una película ni una serie, digamos que tiene parte de los dos formatos. Una película sería demasiado corta, y una serie la podrían alargar innecesariamente como hacen casi con todas, y al final la acabarían destrozando. Una miniserie solo aporta lo estrictamente necesario, ni más ni menos. Como dice Paullina, hay tiempo para todo. 
Es verdad que yo estaba a favor de una película, pero más que nada por lo que conlleva una película: verla en el cine, esa emoción de vivirla en pantalla grande, no sé.... pero la opción de una miniserie, la verdad es que me agrada bastante. Sobretodo porque no se dejarán nada en el tintero, nos darán lo que queremos y punto. 
Ahora solo falta que sigan así, sin prisa pero sin pausa,... que escojan muy bien a los actores, y todo lo demás para que, no sé, podamos disfrutarla como muy tarde, ¿a finales del 2016?
¡Estoy impaciente! 

¿Y vosotros? 

4 comentarios:

  1. Creo en el dicho de que Dios obra por caminos misteriosos y que tenía que pasar toda esa odisea para que el momento oportuno llegara. Coincidencias que no son casualidades, pero si causalidades. Esperaremos con ansias este proyecto.

    ResponderEliminar
  2. A ver si esta vez la propuesta sigue adelante y no pasa como todas las anteriores. Menos mal que han optado por la miniserie. Un caso similar es el de Outlander, lo que han hecho en 16 capítulos habría sido imposible de plasmar en 3h de película. Así que ha sido una fantástica opción. 12 horas de Tatiana y Alexandr no las cambio por 3 a toda marcha y sin detalles. Qué alegría más grande! Ahora a elegir los personajes.... Difícil tarea teniendo en cuenta que es una serie, no pueden equivocarse!

    ResponderEliminar
  3. 😱😱😱😱😱😱
    Chica prefiero que tardes meses en publicar un post pero que sean con tan buenas noticias!!!

    ResponderEliminar
  4. A mi me hace feliz la noticia, seguro Paullina lo hare bien ahora a buscar a mi Shura y Tatia.

    ResponderEliminar

Trata que tus comentarios hagan referencia al artículo publicado y que no contengan spoilers. Los mensajes fuera del tema, promocionales o aquellos que resulten ofensivos para los usuarios de la página, serán suprimidos.

¡Muchas gracias por comentar! ;)